Solangel Arandia

Mi nombre es Solangel Arandia soy estudiante de Un Curso de Milagros . En busca de mi crecimiento espiritual y no equivocarme como persona llegué a Un Curso de Milagro con mi amada maestra Lisbeth Palmar de Adrianza, en un momento de mi vida donde sentí que mi hogar se desboronaba por situaciones, que de la mano del Espíritu Santo y gracias a Lisbeth me di cuenta que yo fabriqué producto de mis miedos… Agradezco grandemente a Lisbeth Palmar de Adrianza  por su dulzura al no juzgarme ni juzgar mi situación,  ayudarme a perdonar y creer en mí a través de Dios con las enseñanzas del Curso, tanto  así que hoy es mi modo de vida…

Yo siendo buscadora de la verdad he recorrido muchas técnicas, iglesias y prácticas espirituales. Y he de confesar que poquito a poquito, dulcemente, mi maestra con sus enseñanzas me  mostró y me muestra siempre que todo lo que me ocurre, lo que yo pensé,  lo dije o lo hice y es allí donde  he de sanar la culpa y lo que no es verdad en mi mente .

En mi vida durante mi trayectoria con el Curso, escuchando sus consejos, sus enseñanzas, he logrado vivir en paz en un mundo  a veces hostil; sanando la causa que origina los efectos de mis pensamientos y mis miedos… Cada situación que le cuento a mi bella maestra, como yo le digo, enseguida me hace ver que no solamente en mí sino en el otro la inocencia de su ser y del mío…

Hoy por  hoy, a manera de chiste, siempre digo como anécdota que Lisbeth es la culpable de que yo siga felizmente casada,  viviendo un sueño feliz y entendiendo que vivimos en un sueño, que esta vida es una ilusión, que mi función es perdonar y mi propósito es la paz ….

Mi vida se traduce en un  antes y después de Un Curso de Milagros, con Lisbeth aprendí a ser feliz, a buscarla dentro de mí. A dar lo mejor de mí, y extender solo el amor de Dios …. Que Dios bendiga su alma, su vida y su corazón para que siga extendiendo la verdad de lo que somos. La santa Hija de Dios. Hoy por hoy, gracias a mis sicoterapias con Lisbeth tengo una bella relación con mi esposo, con mis hijas y con mi familia.  Gracias maestra por llenar mi vida de tanto amor y enseñarme a vivir la paz de Dios.

Anuncios

Milagros Solipa

Conozco desde el 2010  a Lisbeth de Adrianza y su enseñanza sobre Un Curso de Milagros cambió mi vida y la de mi familia. Su forma de enseñar tiene algo muy original y auténtico, el Curso forma parte de su diario vivir.

Su forma de llevar a cabo la psicoterapia permite sanar o ver la situación de otra manera para poder estar en la vida con El Espíritu Santo. En la empresa donde trabajo ella imparte su enseñanza una vez al año. Y sentimos y vivimos la diferencia de tener el Curso de Milagros, pero sobre todo el amor y la practicidad como ella no los muestra. Mi vida es un testimonio de Amor. Gracias Lisbeth, Gracias Maestra. Un verdadero estudiante del Curso camina de la mano con el aprendizaje y enseñanza que en cada curso, en cada sesión y sobre todo en los momentos que la vida te ha puesto a prueba. Te amo, doy gracias por tu amor y por recordarme que cuando pierdo la paz es porque me olvido de quien soy.

Dios te bendice.

Lisbeth Castellano

Me dirijo a ti Maestra Lisbeth de Adrianza para manifestar mi eterno agradecimiento por haberme ayudado a encontrar el verdadero camino mediante tu guía y consejo,  que permitió erradicar de mi vida los temores, miedos y desesperanza que me agobiaban, que ha pesar de tener tantas fortalezas a mi alrededor no tenía la capacidad para visualizarlas. Gracias a tu guía basadas en Un Curso de Milagros he obtenido las herramientas necesarias para encontrar mi paz interior.

Me enseñaste que donde hay miedo no hay amor, que Dios es amor y eso es lo que nosotros somos por ser uno con él. La Expiación con E mayúscula , donde el Espíritu Santo corrige todos los errores, el Perdón para liberarnos y liberar nuestro hermano para ver la faz de Cristo. Tantas experiencias hermosas en esa escuela que hicimos donde tuve la la vivencia con Jesús donde sane, por lo cual, hoy puedo decir que las enseñanzas que tu impartes de Un Curso de Milagros cambia la vida y todas la relaciones sanan. Gracias mi bella Maestra por existir en mi vida y enseñarme este despertar que me ha hecho sentir tan Feliz.

Enerva Bohórquez

Mi querida Maestra Lisbeth Adrianza, contigo he aprendido tantas cosas en este camino hacia la verdad de lo que somos y he visto tu congruencia con ese mensaje de Amor tan hermoso que trasmites.

Eres ejemplo de la fe en el Espíritu Santo; en la Expiación sí,  con mayúscula me has enseñado a escuchar esa Voz que no había podido escuchar hasta que empecé a ir a este grupo del Curso, que tan maravilloso diriges con constancia y empeño, donde todos somos uno contigo y con todo.

He aprendido a saber que Dios nos rodea y a sentir su presencia en cada paso que doy. Le doy gracias infinitas a mi hermana Soraya que con tanto Amor me invitó un día a escucharte; y desde ese día he aprendido a amarte a tí y a todos los de este grupo hermoso. En donde cada uno, con su haber diario, con su relato que no es más que nuestro espejo, nos muestras a través del perdón y el Amor que nace de nuestros corazones, podemos  vivir el sueño feliz ¡Te amo! ¡Los Amo!

Te honro maestra y te agradezco infinitamente por todas tus enseñanzas; eres paciente, segura, serena y confiada de que todo es una enseñanza, todo es para ser cada día un mejor ser humano lleno de abundancia, esa que nos llena, que nos da la paz y la certeza de que Dios camina a nuestro lado.

Nelia González

Apreciada y estimada maestra Lisbeth Palmar de Adrianza, quiero expresar el agradecimiento y aprendizaje obtenido bajo tus orientaciones con el Curso de Milagros en las reuniones semanales que ofreces con tu servicio en tan hermoso grupo de estudiantes practicantes del curso y durante los talleres, seminarios y retiros espirituales que has ofrecido dos veces al año. Lo principal que he aprendido es que solo hay dos emociones: El amor, el miedo y que las decisiones se deben tomar desde el amor.

Estar del lado del amor es estar con el Espíritu Santo. Estar con miedo es estar en el Ego. Es importante resaltar que al tomar decisiones debemos estar de la mano de Jesús y el Espíritu Santo. Lisbeth aprendí contigo a mirar el Cristo viviente a mi hermano. Mirar fuera del campo de batalla. Gracias Lisbeth con esa enseñanza pude mejorar mi relación con mi esposo e hijos y alcanzar la paz interior.

Otro aspecto que te agradezco es la práctica del silencio y hacer contacto con nuestro verdadero Ser. Con ello, he sanado mi cuerpo y aquietar angustias, estrés, dolor y tristezas ayudado con la Expiación. Eres con todos ejemplo a seguir como mujer, maestra, amiga, madre, hija y hermana. Dios te bendiga por siempre desde mi corazón. Gracias mil gracias por existir.

Duijim Nava

 

En el año 2001, yo estaba en el hoyo más obscuro que una persona puede estar, púes había perdido mi empleo; entre sollozos sólo pensaba.. ¿Qué voy hacer ahora?… A través de una amiga de mi mamá, escucho sobre Lisbeth Adrianza, para mí totalmente desconocida. Ese fin de semana había escuela y yo fui el último día (domingo) a las 11:00a.m. y terminaba a la 12:00p.m.

Cuando llegué allí estaba ella sentada con una serenidad que yo nunca había visto en alguien, era Lisbeth Adrianza, quien me da la bienvenida y me presenta con el grupo de estudiantes del Curso, yo sólo lloraba y todos me acogieron como si me conocieran de toda la vida; allí comienza mi historia con ella en UCM al lado de mi Maestra..ella quien conoce el Curso como la palma de su mano, lo vive y lo enseña como si tuviéramos 5 años, con ella aprendí que la vida es sólo amor, que el Espíritu Santo es nuestro puente.. Con Mi Maestra tuve mi 1er encuentro con Dios al escuchar su voz, ella me fue guiando hasta que lo logré… Mi Maestra es ese pedacito de encanto que con sus palabras y enseñanzas nos lleva de la mano a ese viaje maravilloso que es el “amor”… ella es Mi Maestra Lisbeth Adrianza.. Te honraré siempre Maestra.

Lorena Revilla

Mi hermosa maestra Lisbeth, faltarían palabras para describir el gran aprecio y amor por tantas enseñanzas y apoyo en este camino espiritual. Desde que dictaste tu primera escuela de Un  Curso de Milagros en Punto Fijo, donde tuve la dicha de participar, se despertó en mí a través de tus enseñanzas y de tu amor por Dios, la certeza que sí hay algo divino, algo más allá de lo que hay en este plano terrenal, que somos UNO, que procedemos del amor del Padre y que a través del Espíritu Santo podemos conectarnos con El, siempre y cuando estemos alertas y dispuestos para Escucharlo y Sentirlo.

Todo lo que proceda del Amor viene de Él, así como todo lo que experimentemos negativo procede del ego. Estoy en la capacidad de entenderlo gracias a Ti y a tu capacidad para que el mensaje del Padre llegue a tus alumnos. Te Quiero y te doy las gracias por existir y por apoyarme en momentos difíciles que me han permitido crecer y saber que los milagros efectivamente son posibles.